Mediapart

INTERNATIONAL : Qué pasó la noche del 21 de agosto en Siria ?

Par Caroline Donati

Jeudi 5 septembre 2013 // Le Monde

Médicos Sin Fronteras, entre otras organizaciones, ha denunciado que en la noche del 21 de agosto se utilizaron armas químicas contra la población civil en los suburbios de Damasco. Mediapart publica los detalles de los informes elaborados. O de cómo el régimen sirio ha provocado una masacre para detener el avance del Ejército Libre Sirio hacia el centro de la capital.

Los inspectores de la ONU desplazados el lunes a Moadamiyeh, en el barrio de Guta (Damasco), una de las zonas afectadas por el ataque el pasado miércoles 21 de agosto, deberán determinar si se emplearon armas químicas en la masacre cometida. Aunque inicialmente se vieron sorprendidos por un tiroteo, tan pronto como los enviados especiales de Naciones Unidas dejaron la zona, los bombardeos continuaron.

Los opositores al régimen sirio, combatientes y diversas ONG presentes en la zona han hecho un primer balance espeluznante de lo sucedido aquel miércoles. Según el colectivo de médicos sirios que conforma la UOSSM, más de 1 300 personas murieron por efecto de los gases tóxicos. De los fallecidos, el 67% son mujeres y niños. El personal sanitario del área de Guta atendió a 9 838 personas, entre ellas 3 041 en estado grave.

Médicos Sin Fronteras, que da apoyo a varios hospitales en esta zona, ha constatado la muerte de 355 pacientes que presentaban « síntomas neurotóxicos ». « Los síntomas que se nos han comunicado, el esquema epidemiológico de los hechos –caracterizado por la afluencia masiva de pacientes en un lapso de tiempo muy corto, la llegada de los pacientes y la contaminación del personal que prestó los primeros cuidados sugieren la exposición masiva a un agente neurotóxico », ha precisado MSF en un comunicado difundido el pasado sábado.

El viernes, la ONG Violations Documentation Center in Syria (VDC), que trabaja sobre el terreno con una red de militantes y abogados, hacía público un informe muy preciso sobre el ataque ocurrido en la noche del martes al miércoles (se puede leer el informe, en inglés, aquí). Los diferentes equipos de VDC establecidos en la Guta oriental estuvieron presentes en el 80% de los puntos de asistencia sanitaria existentes y pudieron recoger testimonios sobre el desastre humanitario.

Según dichos testimonios, se lanzaron una decena de misiles cargados de agentes tóxicos en las localidades de Zamalka y Ein Tarma, en la Guta oriental, así como en la localidad de Mouadamiyé, en la Guta occidental. Sin embargo, toda la Guta quedó sumergida en el horror aquella noche. Tras los primeros bombardeos, las víctimas se dirigieron inmediatamente a los centros sanitarios situados en los suburbios, contribuyendo así a acelerar la expansión de la contaminación. La Guta es un distrito ya de por sí muy masacrado ; por su condición de feudo de los insurrectos, hace semanas que la Guta es asediada y bombardeada de forma continua por parte de las tropas del régimen sirio, mientras que la asistencia sanitaria se ha prestado en hospitales de campaña.

Nadie ha salido indemne. Ni los médicos, ni el personal de atención parasanitaria, ni los voluntarios, ni los militantes que se han desplazado hasta el lugar de los hechos para recabar información. « Dada la falta de máscaras y de ropa adecuada para llevar a cabo las prospecciones, la mayor parte del personal ha quedado contaminado en el momento de la evacuación, al prestar ayuda », según informa la ONG. En el punto de asistencia de Khawlaani, los médicos se vieron obligados a utilizar atropina para animales, proporcionada por un veterinario, dado que hace meses que se agotaron las existencias. En otros lugares, como en Hamourieh, sencillamente no quedaban más antídotos que administrar.

Víctimas en el hospital de Kafr Batna.
Víctimas en el hospital de Kafr Batna.© Violation documentation center

La ONG también confirma que los objetivos eran civiles. En Zamalka, un misil cayó en la calle Tawfik, al lado de la mezquita, en una zona muy poblada. Si bien tanto la Guta oriental como la Guta occidental son los bastiones de la insurrección y la base de operaciones del Ejército Sirio Libre (ESL), los objetivos alcanzados por los misiles se encontraban lejos de las zonas de combate y de las posiciones militares del ESL. « No han dirigido sus ataques al Ejercito Sirio Libre, sino a civiles », asegura al-Attar, el jefe del Consejo Unificado de Damasco y su región (destacamento militar del ESL), contactado el pasado sábado a través de Skype. « Hay dos kilómetros desde nuestra posición a los lugares utilizados como blanco de tiro ».

Según el informe elaborado por la coalición, que ha reconstituido la cronología de los hechos ocurridos en la noche del martes al miércoles, los ataques los llevó a cabo la Brigada 155 del régímen, a las órdenes del general Tahir Hamid Khalil, director de la Agencia balística de misiles del ejército. Dichos ataques se repitieron durante toda la noche, con la voluntad evidente de « sofocar » la Guta y de no dar ninguna tregua a sus habitantes ni a los que les prestaban ayuda.

Los primeros misiles cayeron a las 2:31 de la madrugada al este de Zamalka, diez minutos después, en Ayn Tarma. Casi dos horas más tarde, 18 misiles volvieron a lanzarse en la Guta oriental, mientras que Moadamiyeh, en la Guta occidental no se vio alcanzado hasta las 5:41. Los centros sanitarios de Daraya, colindantes, comenzaron a atender a las víctimas a las 6, siempre según el informe de la Coalición. El lanzamiento de misiles con armas químicas estuvo acompañado de bombardeos convencionales, de lanzamiento de misiles y de mortero, con el objetivo de poner trabas a la ayuda que se estaba prestando a la población. 

Répondre à cet article